Las estaciones de servicio BP

La primera gasolinera apareció en San Luis, Missouri, EE.UU. en 1905. En esa época los surtidores se encontraban fuera de las tiendas y talleres, sin espacio para acoger varios coches, por lo que los conductores que acudían a repostar sus vehículos formaban largas colas de tráfico en las calles.

BP abrió su primera estación de servicio en Mineápolis, EE.UU., en 1912, bajo el nombre de una de las compañías que más tarde pasaría a formar parte del grupo BP, la Standard Oil of Indiana (Amoco), Solo un año más tarde, la Standard Oil de Ohio (SOHIO) instaló por todo el país una red de estaciones de servicio con estructuras pre-fabricadas de metal.

Un nuevo concepto: el repostaje

Antes de 1920, la gasolina en Europa se vendía en latas, en establecimientos como talleres, ferreterías, herrerías o farmacias. En los años 20, el aumentó del número de coches en las calles hizo necesario un cambio en el modo en que los conductores compraban combustible para sus vehículos, lo que propició el auge de las estaciones de servicio en las carreteras.

Cuando en la década de 1930 el automóvil se convirtió en un bien más asequible en Europa, las estaciones de servicio se vieron obligadas a ofrecer productos y servicios adicionales para mantener su competitividad.

Durante los años 50, lo más demandado en las estaciones de servicio era la comida caliente, los baños limpios y las mediciones de aceite. Algunas estaciones tenían incluso cafetería o zonas de recreo para niños. 
Las estaciones de servicio BP adquirieron enseguida gran popularidad entre los clientes, que valoraban sobre todo la rapidez en el servicio y la comodidad de sus instalaciones.
BP abrió su primera estación con autoservicio en 1965, en Reino Unido; la cual contaba además con autolavado de coches, maquinas dispensadoras de comida, snacks, bebidas calientes y tabaco.

BP llega a España

En 1988, BP abrió en Talavera de la Reina la primera estación de servicio de marca internacional en España. Un año después, la compañía inauguraba en La Pobla de Valbona, Valencia, la primera estación de la “red paralela” a la del Monopolio. Ambas estaciones marcaron el inicio de una profunda transformación en el sector.

A principios de los 90, las estaciones de servicio BP de todo el mundo adoptaron una renovada imagen, con el color verde distintivo de la compañía y un único monolito de aluminio ligero.

En 1998, BP marcó un hito en el mercado español con la inauguración en Valencia de la primera estación de servicio en España con una instalación de paneles solares fotovoltaicos.

El medioambiente, una prioridad en el negocio de BP

En el año 2000, BP presentó una completa renovación de sus estaciones de servicio en todo el mundo. La compañía anunció también una nueva identidad de marca, el Helios, en sustitución del clásico emblema de BP.

Algunas de las compañías pertenecientes al Grupo BP mantuvieron su imagen de marca en sus respectivos países: En EE.UU., todas las estaciones al oeste de las Montañas Rocosas adoptaron el nombre de ARCO, dando así continuidad a la famosa marca de combustibles Amoco. También, en Alemania, donde la marca Aral era líder en el mercado, 630 estaciones de BP adoptaron el nombre de Aral, con sus distintivos colores azul y blanco.

Uno de los elementos más importantes de las nuevas estaciones de servicio BP fue la instalación de paneles solares en todas sus gasolineras. En muchos países, además, comenzaron a ofrecerse nuevos combustibles, capaces de realizar una combustión más limpia, como el autogas y los carburantes de gama alta BP Ultimate.

Hoy las estaciones de servicio BP representan el empeño de la compañía por lograr la sostenibilidad, aplicando la más avanzada tecnología para crear estaciones más eficientes y respetuosas con el medioambiente.