Consejos para reducir costes

Una de sus principales responsabilidades como gestor de flota es mantener los costes al mínimo sin comprometer el servicio ni la seguridad. En el clima económico actual, la presión por encontrar nuevas y mejores formas de lograr este objetivo puede resultar enorme, pero unas dosis de pensamiento práctico le permitirán encontrar oportunidades de ahorrar en aspectos en los que puede que no haya reparado.

Mejor mantenimiento

Un mantenimiento deficiente de los vehículos a menudo lleva a reparaciones costosas y paradas no planificadas y frustrantes. Estas interrupciones perjudican las operaciones de su flota, pero además pueden dañar su reputación de servicio, lo que puede afectar a sus beneficios.
Las revisiones e informes rutinarios de los vehículos, así como los mantenimientos programados son elementos cruciales para el funcionamiento económico de una flota.

Correcta elección de vehículos

Debe valorar una serie de factores a la hora de decidir qué vehículos seleccionar para sus conductores (asumiendo que sus conductores no conduzcan todos el mismo modelo de vehículo).

A veces un vehículo con un precio de compra o alquiler relativamente bajo acaba saliendo más caro a largo plazo una vez considerados factores como el coste del carburante, los impuestos, el rendimiento, la durabilidad y el mantenimiento. Si tiene en cuenta todos los costes asociados a la propiedad de un vehículo, y no solo los costes iniciales, puede empezar a reducir las opciones más prácticas para incluir en su lista.

Eficiencia del carburante

La forma de conducir influye en gran medida en el consumo de carburante de un vehículo. Los conductores con un estilo más suave y tranquilo gastan significativamente menos que los conductores nerviosos o impacientes quienes, a su vez, aumentan innecesariamente su nivel de emisiones.

Si incentiva a sus conductores para que conduzcan de manera más económica y ecológica, puede ahorrar mucho en su factura de combustible y reducir el número de averías.