Minimizar la inactividad de los vehículos

Los tiempos de inactividad no planificados, o tiempos VOR (por sus siglas en inglés), pueden causar importantes interrupciones en las operaciones de su flota, teniendo consecuencias en los ingresos. 

Esto puede resultar muy costoso en términos económicos, especialmente durante las retiradas de los vehículos y otros procedimientos que conllevan mucho tiempo.

Aunque es inevitable que su flota sufra algún tiempo VOR no planificado de vez en cuando, existen algunos puntos a tener en cuenta que pueden ayudarle a minimizar estas interrupciones.

REVISIONES RUTINARIAS EXHAUSTIVAS Y OBLIGATORIAS

Las averías en los vehículos suelen ser causadas por equipos estropeados o defectuosos, que podrían haberse detectado fácilmente durante una revisión de mantenimiento rutinaria exhaustiva.

Al convertir estas revisiones en obligatorias y hacerlas más exhaustivas, sus conductores pueden identificar y comunicar cualquier problema menor antes de que empeore e interfiera con el rendimiento normal del vehículo.

FORMACIÓN Y ESTILO DE CONDUCCIÓN

Aunque considere que sus empleados son conductores competentes y con experiencia, la formación continua contribuye a que desarrollen sus conocimientos y que se conciencien de los riesgos potenciales de la carretera y cómo enfrentarse a ellos. 

Los conductores bien formados tienen menor probabilidad de verse involucrados en un accidente, una de las principales causas de los tiempos VOR.

Además, otro factor que contribuye al tiempo que el vehículo pasa fuera de la carretera es el estilo de conducción, ya que una conducción suave y controlada es mejor para el vehículo, ya que reduce la probabilidad de desgaste.

MANTENIMIENTO Y REPARACIÓN PROGRAMADOS

Esto puede ser considerado como un tiempo VOR planificado. Un mantenimiento preventivo regular y realizar las normales reparaciones es esencial para mantener sus vehículos en buen estado. Usted debe tratar de programar estas tareas en momentos que tengan el menor impacto posible en las operaciones de su flota, como, por ejemplo, durante el fin de semana. 

Si bien estos tipos de controles podrían resultar costosos y llevar mucho tiempo a corto plazo, podrían evitar un tiempo VOR prolongado a largo plazo.