MINI WRC

El aspecto descarado del MINI original, el interior que desafía el espacio y un manejo facilísimo lo convirtieron en el coche para la ciudad de moda en la loca década de los años sesenta, escogido, entre otros, por Paul McCartney, Peter Sellers y Twiggy. Sin embargo, el MINI podría haber acabado como todos los iconos de la moda si no hubiera sido también el vehículo elegido por los mejores conductores de rally y automóviles sedán de la época.

Premios legendarios, sobre todo el glamoroso rally de Monte Carlo de 1964, 1965 y 1967, dieron al coche la fama que acompañó a ese objeto de moda. Hoy en día, la misma capacidad vencedora ha vuelto en modo desbordante en el nuevo MINI, que una vez más ha redefinido notablemente el coche pequeño para toda una nueva generación. Y ahora, además de ser visto en todas las esquinas, el MINI vuelve a estar donde le corresponde: en las pistas de rally internacionales del Campeonato Mundial de Rally de la FIA.  

Para la campaña de 2012, el equipo MINI WRC se ha unido a otra marca icónica relacionada con el automovilismo que también ha tenido su parte de gloria en los deportes motorizados a lo largo de los años. Hablamos de BP.

Los colores distintivos verde y azul de BP Ultimate han ayudado a definir la era moderna de WRC. El combustible BP Ultimate de última generación ha sido elaborado cuidadosamente para complementar los increíbles avances en la tecnología de los motores que han llevado al rendimiento, el ahorro y el control de las emisiones a una nueva dimensión.

El motor es el corazón que late en cada MINI, y BP Ultimate es el combustible de confianza para cuidarlo, ya que limpia y protege los delicados componentes que ayudan a mantener la máxima eficacia.

MINI John Cooper Works WRC y BP Ultimate. Dos iconos del automovilismo que aún fijan las pautas.