BP Energy Outlook 2035

Fecha: 22 enero 2014

Desaceleración del crecimiento de la demanda de energía mundial, a pesar del incremento en las economías emergentes

El BP Energy Outlook se centra en la suficiencia, seguridad y sostenibilidad del suministro. La demanda de energía mundial continúa creciendo pero a un ritmo más lento y principalmente impulsado por las economías emergentes –con China e India a la cabeza–, de acuerdo con el informe BP Energy Outlook 2035, publicado recientemente.

Se trata de la cuarta edición anual del Outlook y, por primera vez, recoge las opiniones de BP sobre los desarrollos más probables en los mercados energéticos mundiales ampliando el período de 2030 a 2035, según un análisis actualizado.

El informe revela que el consumo mundial de energía está previsto que crezca un 41% entre 2012 y 2035 –comparado con el 52% de las dos últimas décadas y el 30% en los últimos diez años. El 95% de ese crecimiento de la demanda se espera que provenga de las economías emergentes, mientras que el uso de energía en los países avanzados de América del Norte, Europa y Asia, en conjunto, se espera que crezca muy lentamente y que comience a descender en los últimos años del período cubierto por estas previsiones.

Las cuotas de los principales combustibles fósiles -petróleo, gas natural y carbón- están convergiendo y se espera que cada uno de ellos represente un 27% del total del mix en 2035, mientras que la cuota restante corresponde a las energías nuclear, hidroeléctrica y renovable. Entre los combustibles fósiles, el gas es el que está creciendo más rápidamente, utilizado cada vez más como alternativa más limpia al carbón para generar electricidad, así como en otros sectores.

Declaraciones

Bob Dudley, Consejero Delegado del Grupo BP, afirmó que este Outlook “destaca la importancia de la competencia y las fuerzas del mercado en el descubrimiento de nuevas tecnologías y en la innovación para satisfacer las necesidades energéticas mundiales. Estos factores hacen que seamos optimistas de cara al futuro de la energía en el planeta.” Dudley añadía: “El Outlook nos hace plantearnos tres grandes preguntas: ¿Hay suficiente energía para satisfacer la creciente demanda? ¿Podemos responder a la demanda de manera fiable? Y, ¿cuáles son las consecuencias de satisfacer la demanda? En otras palabras, ¿es el suministro suficiente, seguro y sostenible?".

“Nuestra respuesta a la primera pregunta es un 'Sí' rotundo. La tasa de crecimiento de la demanda mundial es más lenta de lo que hemos visto en décadas anteriores, en gran parte como resultado de una mayor eficiencia energética. Las tendencias de la tecnología mundial, la inversión y la política nos permiten tener confianza en que la producción será capaz de mantener el ritmo. Las nuevas formas de energía, como el gas de esquisto o shale gas, el petróleo de formaciones compactas o tight oil y las energías renovables, representarán una parte significativa del crecimiento de la oferta global”.

A la pregunta sobre la seguridad, el Outlook de BP ofrece diversas opiniones, aunque claramente positivas. Entre los importadores actuales de energía, Estados Unidos está en el camino de lograr la autosuficiencia energética, mientras que la dependencia de importaciones en Europa, China y la India se prevé que aumente. Se espera que Asia se convierta en la región importadora de energía por excelencia. Dudley apuntaba: “Esto no necesariamente es un motivo de preocupación si el mercado puede hacer su trabajo, y se abren nuevas cadenas de suministro en estas grandes regiones consumidoras”.

Sobre la cuestión de la sostenibilidad, se prevé que las emisiones globales de dióxido de carbono se eleven hasta el 29%, con todo el crecimiento procedente de las economías emergentes. El BP Energy Outlook muestra algunos signos positivos: se espera que el aumento de las emisiones sea lento, a medida que el gas natural y las energías renovables ganen cuota de mercado al carbón y al petróleo; así, se espera que las emisiones disminuyan en Europa y Estados Unidos. De hecho, hacia el final del período cubierto por el Outlook esperamos que muchos países avanzados vean crecer sus economías mientras su consumo de energía disminuye.

Christof Rühl, Economista Jefe de BP, decía: “Este proceso muestra el poder de las fuerzas económicas y de la competencia. Sencillamente, la población está encontrando formas de usar la energía de manera más eficiente ya que ello les permite ahorrar dinero. Esto también es bueno para el medio ambiente –cuanto menos energía utilizamos, menos carbono emitimos. Por ejemplo, las emisiones de CO2 en EE.UU. han vuelto a niveles de la década de los 90”.

La edición de este año analiza también el transporte más detenidamente y ofrece una visión en profundidad de la revolución del gas natural en América del Norte.

Energía primaria

El BP Energy Outlook 2035 revela que la demanda mundial de energía seguirá aumentando a un promedio del 1,5% anual hasta 2035. Se espera que el crecimiento se modere a lo largo de ese período, aumentando a una media anual del 2% hasta 2020 y, posteriormente, de apenas el 1,2% hasta el año 2035. El 95% de este crecimiento se prevé que provenga de las economías de países no miembros de la OCDE, con China e India a la cabeza, representando más de la mitad de este crecimiento. En 2035, el consumo de energía en las economías de países no miembros de la OCDE se espera que sea un 69% mayor que en 2012. En comparación, el consumo en la OCDE habrá crecido solamente un 5%, con una caída real después de 2030, incluso con un crecimiento económico continuo. Mientras el mix de combustibles sigue evolucionando, los fósiles seguirán siendo los dominantes. Petróleo, gas y carbón se prevé que converjan en cuotas de mercado en torno al 26-27% cada uno en 2035, mientras que los combustibles no fósiles (energía nuclear, hidroeléctrica y renovable) se espera que lo hagan en una cuota en torno al 5-7% cada una.

RESUMEN DEL BP ENERGY OUTLOOK 2035

Petróleo

Se espera que el petróleo sea el de más lento crecimiento dentro de los principales combustibles en 2035, con una demanda que crece a un promedio del 0,8% al año. Sin embargo, esto supondrá una demanda de petróleo y otros combustibles líquidos de cerca de 19 millones de barriles al día más en 2035 que en 2012.

Todo el crecimiento neto de la demanda provendrá de fuera de la OCDE: el crecimiento de la demanda de China, India y Oriente Medio representará en su conjunto casi todo el crecimiento neto de la demanda.

El aumento del suministro de petróleo y otros combustibles líquidos (incluyendo biocombustibles) en 2035 provendrá principalmente del continente americano y Oriente Medio. Más de la mitad del crecimiento provendrá de recursos de países no miembros de la OPEP, con un incremento en la producción de tight oil estadounidense, arenas bituminosas canadienses, aguas profundas brasileñas y biocombustibles, que compensarán de sobra los descensos de producción de recursos maduros de otras zonas. El aumento de la producción de nuevos recursos de tight oil probablemente haga que Estados Unidos supere a Arabia Saudí y se convierta en el mayor productor mundial de combustibles líquidos en 2014. Se espera que las importaciones de petróleo de Estados Unidos caigan un 75% entre 2012 y 2035.

La cuota de la OPEP dentro del mercado petrolífero se prevé que descienda a comienzos del período, reflejando la creciente producción de los países no miembros de la OPEP junto con la desaceleración del crecimiento de la demanda debido a los altos precios y a la cada vez mayor eficiencia de las tecnologías del transporte. La cuota de mercado de la OPEP se espera que repunte ligeramente después de 2020.

Gas

Se espera que el gas natural sea el combustible fósil de más rápido crecimiento, con una demanda que crece a una media del 1,9% anual. Los países no miembros de la OCDE se prevé que generen el 78% del crecimiento de la demanda. La industria y la generación eléctrica representan los mayores incrementos de la demanda por sector. Las exportaciones de GNL se espera que crezcan más del doble de rápido que el consumo de gas, a una media del 3,9% anual, representando el 26% del crecimiento del suministro de gas para 2035.

Los suministros de shale gas se prevé que representen el 46% del crecimiento de la demanda de gas, el 21% del gas mundial y el 68% de la producción de gas de EE. UU. en 2035. El crecimiento de la producción de gas de esquisto o shale gas en América del Norte se estima que sea lento después de 2020 y que aumente la producción de otras regiones, aunque para el año 2035 se estima que América del Norte aún representará el 71% de la producción mundial de shale gas.

Carbón

Tras el petróleo, se espera que el carbón sea el de más lento crecimiento dentro los combustibles principales, con un aumento promedio de la demanda del 1,1% anual hasta 2035. Durante este período, el crecimiento se aplana hasta el 0,6% anual después de 2020. Casi todo (87%) el crecimiento neto de la demanda hasta 2035 se espera que provenga únicamente de China e India, cuya cuota combinada de consumo mundial de carbón aumentará del 58% en 2012 al 64% en 2035.

Otros

La producción de energía Nuclear se prevé que aumente hasta 2035 en torno al 1,9% anual. China, India y Rusia suman el 96% del crecimiento mundial de energía nuclear, mientras que la producción nuclear en Estados Unidos y la UE desciende debido a los cierres previstos.

El crecimiento en energía hidroeléctrica se espera que se modere hasta el 1,8% anual en 2035, con cerca de la mitad del crecimiento procedente de China, India y Brasil.

Las renovables está previsto que sigan siendo las energías de más rápido crecimiento, ganando ligeramente cuota de mercado, ya que crecerán a un promedio del 6,4% anual hasta 2035. Se espera que cuota de producción eléctrica mundial de origen renovable crezca del 5% al 14% en 2035. Por su parte, las economías de la OCDE han liderado el crecimiento en el sector de las renovables, pero estas energías en los países no miembros de la OCDE están ganando terreno y está previsto que representen el 45% del total para el año 2035. Si incluimos los biocombustibles, las energías renovables se estima que tengan mayor cuota dentro de la energía primaria que la nuclear para el año 2025.

Carbono

Aunque la tasa de crecimiento se modera, las emisiones de carbono se espera que aumenten en un 29% de 2012 a 2035. Todo el crecimiento provendrá de los países de fuera de la OCDE, mientras que en la OCDE las emisiones se reducirán un 9%. En 2035, se prevé que el 72% de las emisiones de CO2 vengan de fuera de la OCDE.

Descargo de responsabilidad

Esta nota de prensa contiene previsiones. Dichas previsiones implican riesgos e incertidumbres pues están relacionadas con acontecimientos, y dependen de circunstancias que pueden tener lugar en el futuro. Los resultados reales pueden diferir dependiendo de una variedad de factores, incluyendo el suministro de productos, la demanda y los precios; la estabilidad política; las condiciones económicas generales; los posibles desarrollos legales y regulatorios; la disponibilidad de nuevas tecnologías; los desastres naturales y condiciones climáticas adversas; las guerras y los actos de terrorismo o sabotaje; entre otros factores.

Otras noticias de interés