1. Home
  2. Noticias
  3. Notas de prensa
  4. España retrocede en sostenibilidad energética

España retrocede en sostenibilidad energética

Fecha:
21 abril 2016

El sistema energético español vuelve a una senda de menor sostenibilidad de acuerdo con la mayoría de los indicadores, según la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE

  • El consumo de energía final en España vuelve a aumentar, aunque en menor medida que la actividad económica. La intensidad energética mejora pues, aunque mucho menos que en nuestro entorno.
  • Aumentan las emisiones de CO2, la dependencia exterior, y algunos precios energéticos domésticos.
  • Bajan las emisiones de otros contaminantes y la factura energética.
  • Vuelve a aumentar el uso del carbón, que se compensa en parte con un buen año hidráulico y el aumento de las renovables.
  • La demanda de transporte vuelve a subir y continúa siendo el principal sector en términos de consumo de energía y emisiones de CO2.

La Cátedra BP, resultado del acuerdo entre la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE y BP España, ha presentado esta mañana las conclusiones del Informe 2015* del Observatorio de Energía y Sostenibilidad.

 

El Informe 2015 del Observatorio de Energía y Sostenibilidad en España señala que en 2014 el sector energético español consumió 6,03 exajulios (EJ) de energía primaria y emitió 270 millones de toneladas (Mt) de CO2, generando un valor añadido (sin descontar los costes externos) de 35.300 millones de euros (correspondiente a un 3,4% del PIB).

 

La Cátedra BP concluye que el año 2014 el sistema energético español ha mostrado un retroceso, desde la perspectiva de la sostenibilidad energética, respecto a lo observado en el año 2013. Por un lado, han aumentado las emisiones de CO2, la demanda de energía primaria y final, y ha crecido la dependencia energética del exterior. En cambio, se ha mejorado en lo relativo a la intensidad energética (aunque menos que en Europa) y de emisiones de carbono, reduciéndose un año más la factura energética (en gran medida por el descenso generalizado de los precios internacionales).

El dato más relevante es que el transporte rompe su tendencia a la baja, y vuelve a aumentar en 2014, tanto en el ámbito de mercancías como en el de pasajeros debido, en este último caso al gran aumento del transporte por avión, que alcanza el 9,4% de la movilidad de pasajeros y el 17% del consumo de energía final del sector del transporte. El transporte por carretera, sin embargo, sigue disminuyendo. En conjunto, el sector del transporte sigue siendo el que más energía consume, con un 42% sobre el total, y más emisiones de CO2 origina, con un 48%, muy por encima también de los países de nuestro entorno.

 

El otro factor significativo fue el aumento del 18% en el uso de carbón, frente a la bajada del 9% de consumo de gas natural, que ha sido compensado por un buen año hidráulico y el ascenso en la utilización de la energía solar, generando un leve incremento de un 0,58% de las emisiones de CO2.

 

Por otra parte, ha mejorado la intensidad de carbono de nuestro sector energético, y se han reducido un 14% las emisiones de SO2 y un 3% las de NOx. A pesar de ello, los costes externos que suponen estas emisiones (fundamentalmente los costes para la salud) siguen suponiendo la mitad del valor añadido generado por el sector.

 

España ha conseguido, según refleja este informe, reducir un 4% el gasto energético en energía primaria, aunque ha venido derivado de la bajada generalizada de los precios de los combustibles a nivel internacional. De hecho, los precios domésticos no han experimentado estas reducciones, sobre todo a nivel residencial (aunque sí industrial), y el índice promedio de precios energéticos finales sigue estando por encima de la media europea y de la OCDE.

 

En términos similares podemos hablar de la “intensidad energética”. Aunque ha mejorado en un 1,6%, lo ha hecho mucho menos que en Europa (un 5,8% en la UE-15).

 

* El informe 2015 referente a 2014 se publica en abril de 2016, que es cuando se dispone de los datos oficiales correspondientes a 2014.

Retos del actual modelo energético español

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, el modelo energético español continúa presentando importantes desafíos respecto a la eficiencia económica, la dependencia energética exterior o al impacto medioambiental. Y como ya avanzábamos en años pasados, seguimos sin contar con una política energética estable, que proporcione señales adecuadas a los agentes, y que contribuya a avanzar hacia la sostenibilidad del sector.

 

Así, seguimos sin contar con una política de Estado, un consenso acerca de la transición energética necesaria. La regulación del autoconsumo eléctrico es un buen ejemplo del clima actual: ausencia de acuerdo y no aprovechamiento de los pasos correctos que sí se están dando en materia de facturación horaria de la electricidad. A finales de 2015 tampoco se había terminado de transponer la Directiva de Eficiencia Energética. Y el Fondo Nacional de Eficiencia Energética, como ya mencionábamos el año pasado, sigue sin garantizar el uso eficiente de los recursos económicos y sin fomentar la puesta en marcha de medidas que promuevan los ahorros en energía de forma eficiente en las empresas.

 

De hecho, algunas normativas introducidas en la última legislatura pueden disuadir de inversiones adicionales para avanzar en sostenibilidad. Un ejemplo de ello es la Ley 11/2013, que modifica la Ley 34/1998 del sector de hidrocarburos, y que pretende aumentar la competencia en el sector de carburantes en España, pero que aumenta el riesgo medioambiental, al reducir las inversiones necesarias en seguridad como consecuencia de la limitación a un año del plazo máximo permitido para los contratos de abanderamiento y suministro de las estaciones de servicio.

 

En cuanto a las renovables, la subasta de estas energías recientemente resuelta no puede considerarse un avance hacia la consecución de los objetivos establecidos por la Comisión Europea para el 2020. Por otro lado, otros de los retos pendientes de abordar de manera eficaz son la pobreza energética y el problema social del carbón.

 

Desde la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE confiamos en que el nuevo escenario político traiga una mayor voluntad de acuerdo en materia de transición energética hacia un modelo más sostenible.

Notas del Editor

Observatorio de Energía y Sostenibilidad en España

El objetivo del Informe 2015 del Observatorio de Energía y Sostenibilidad en España, publicado por la Cátedra BP, es valorar la evolución de los acontecimientos en el campo de la energía en España desde el punto de vista del desarrollo sostenible. Este dossier obtiene, a partir del análisis de fuentes de información y estudios, indicadores fiables y representativos de la evolución de la producción y consumo de energía en España y de sus implicaciones en el desarrollo sostenible. Además, aporta el análisis crítico y la valoración de la información obtenida que realizan los especialistas colaboradores de la Cátedra, con el apoyo de expertos externos.

 

Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad

En noviembre de 2002, BP España y la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE llegaron a un acuerdo por el que se creó la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad con el objetivo de ser un punto de encuentro para el debate y fomentar el conocimiento y la divulgación en este ámbito. BP España promueve la formación e investigación a través de esta Cátedra en la que, entre otras actividades, se generan informes anuales sobre energía y sostenibilidad, y se celebran foros, cursos y conferencias.

 

Más Información de la Cátedra BP

Sobre BP

  • BP está presente en España desde 1954, cuenta con cerca de 900 empleados, más de 670 estaciones de servicio y es una de las principales empresas energéticas del país. BP ocupa el tercer puesto en el mercado petrolífero español, con una cuota de mercado en torno al 8%; mantiene además una posición destacada en el mercado industrial del gas natural.
  • BP es una de las mayores compañías energéticas mundiales, proporciona servicio a millones de clientes cada día en más de 70 países en 5 continentes y cuenta con 74.500 empleados. Sus principales actividades son exploración y producción; refino y marketing. A través de estas actividades, BP provee carburante para el transporte; energía para calefacción y luz; servicios de comercialización y productos petroquímicos para una variedad de aplicaciones.
  • BP es una empresa comprometida con el desarrollo sostenible y tiene la firme determinación de jugar un papel clave en la transición hacia una economía con bajo contenido de carbono, a través de la eficiencia energética, la investigación científica y el desarrollo tecnológico, áreas todas ellas en las que está invirtiendo para el futuro.
BP

Comunicación y Relaciones Institucionales

 

Rosa Mª Gutiérrez

Tlf: 91 414 74 21
@: Bp.comunicacion@bp.com

Universidad Pontificia Comillas

ICAI-ICADE - Oficina de Comunicación

 

Lucía Tornero

Tlf: 91 540 62 56

@: ltornero@comillas.es

 

Juan Manuel Daganzo

Tlf: 91 542 28 00 | ext. 2475

@: jdaganzo@comillas.edu

 

José Ganga

Tlf: 91 542 28 00 | ext. 2886

@: jganga@comillas.edu