BP Energy Outlook 2035

Transición a un futuro bajo en carbono

Pese a la actual debilidad de los mercados mundiales de la energía y a la ralentización del crecimiento chino, la demanda de energía continuará creciendo durante los próximos 20 años e incluso después a medida que la economía mundial se expanda y se necesite más energía para impulsar un mayor grado de actividad.

Según la edición de 2016 de BP Energy Outlook, se espera un aumento de la demanda mundial de energía del 34% entre 2014 y 2035, a un promedio del 1,4% anual. Este crecimiento de la demanda en general incluye importantes cambios en la composición del mix energético, con un crecimiento más rápido de los combustibles con bajas emisiones de carbono que el de aquellos con mayores emisiones a medida que el planeta inicie la transición hacia un futuro con bajas emisiones de carbono.

El Outlook analiza las tendencias a largo plazo de la energía y desarrolla proyecciones para los mercados energéticos mundiales para las próximas dos décadas. La edición de 2016 ha sido presentada en Londres por Spencer Dale, economista jefe del grupo BP, y por Bob Dudley, consejero delegado del grupo.

Casi la totalidad del crecimiento previsto (el 96%) corresponderá a países no miembros de la OCDE y más de la mitad a India y a China. Esta mayor demanda hará que el consumo de petróleo aumente en torno al 0,8% anual hasta 2035 (este aumento proviene totalmente de los países no miembros de la OCDE). El consumo en la OCDE alcanzó su máximo en 2005 y se espera que en 2035 haya caído a niveles que no se veían desde 1986. Es probable que en 2035 China haya superado a EEUU como mayor consumidor mundial de petróleo.

“En un contexto de caída de los precios del petróleo y el gas, no solo es importante adaptarse a las difíciles condiciones actuales, sino también prepararse para los próximos desafíos. La energía es un sector con una longitud de onda larga y necesitamos una perspectiva a largo plazo sobre como es probable que evolucione el terreno por el que nos movemos”
Bob Dudley

El petróleo y el gas continúan siendo una fuente esencial de crecimiento

Pese al rápido crecimiento de otras fuentes, el Outlook prevé que los combustibles fósiles continúen siendo la forma predominante de energía hasta 2035, y supondrán el 60% del aumento previsto de la demanda y casi el 80% del abastecimiento energético total del mundo en 2035. 

El gas será el combustible fósil que crezca más rápidamente, con un aumento del 1,8% anual, y el petróleo crecerá a un ritmo constante del 0,9% anual, aunque su cuota dentro del mix energético continúe reduciéndose. Se prevé que el crecimiento del carbón disminuya drásticamente, de modo que en 2035 su participación en el mix energético será la más baja de todos los tiempos, siendo reemplazado por el gas como segunda mayor fuente de combustible.

Se prevé que los combustibles no fósiles crezcan incluyo más rápido de lo que se anticipaba en el Outlook del año pasado. Se espera que las energías renovables, incluidos los biocombustibles, crezcan en torno al 6,6% anual y que, en consecuencia, su cuota aumente del 3% actual hasta el 9% en 2035.

Impulsores de la demanda

“La perspectiva para los próximos 20 años es que continúe el crecimiento de la demanda de energía a medida que la economía mundial se expanda y se necesite más energía para impulsar unos niveles de actividad más elevados”
Spencer Dale
La renta y la población son los impulsores clave detrás de la demanda creciente de energía. Se espera que la población mundial alcance casi los 8.800 millones de personas en 2035, lo cual implica que 1.500 millones más de personas necesitarán energía. Se espera que durante el mismo periodo el PIB se duplique con creces, correspondiendo la mitad del aumento previsto a China e India.

“La reforma continua de la economía china hacia un patrón de crecimiento más sostenible provoca que el crecimiento de su demanda de energía se ralentice drásticamente. Esto afecta sobre todo al carbón a nivel mundial, pues crece a un ritmo cinco veces menor que en los últimos 20 años”, explicó Dale. “El mundo está cambiando hasta los cimientos y vemos pruebas de ello en la forma y la clase de energía que se está consumiendo”.

Más de la mitad del incremento de la energía mundial se utiliza para para generar electricidad, y gran parte de ese aumento está teniendo lugar en regiones donde gran parte de la población tiene un acceso limitado a la electricidad.

La generación de electricidad es un sector donde todos los combustibles compiten y va a desempeñar un papel protagonista en la evolución del mix de combustibles, con las renovables y el sustituyendo al carbón en las centrales eléctricas. Las energías renovables suman más de un tercio del crecimiento previsto en la generación de electricidad.

El fuerte crecimiento de las economías emergentes impulsará la demanda de petróleo, correspondiendo a China e India más de la mitad del aumento de la demanda mundial a medida que el número de vehículos del planeta se duplique con creces.

Aumento del abastecimiento

El abastecimiento de gas natural crece con fuerza gracias al gran aumento de la producción de shale gas (o gas de esquisto) en todo el mundo –que está previsto que crezca un 5,6% anual. La cuota del shale gas en la producción total de gas aumentará desde el 10% de 2014 hasta casi el 25% en 2035.

El abastecimiento mundial de líquidos se ampliará en casi 19 millones de barriles diarios hasta 2035, impulsado por el crecimiento del suministro de países no miembros de la OPEP, en especial del petróleo de esquisto de EE.UU.. Es probable que la OPEP actúe para conservar su cuota de mercado en torno al 40%.

El crecimiento de las emisiones de carbono se reducirá a la mitad en los próximos 20 años
Se prevé que la tasa de crecimiento de las emisiones de carbono durante el periodo abarcado por el Outlook se reduzca a menos de la mitad con respecto a los últimos 20 años -creciendo un 0,9% anual frente al 2,1% anual. La fuerte reducción de la tasa de crecimiento de las emisiones refleja casi a partes iguales las mejoras más rápidas de la eficiencia energética y una reducción de la intensidad de carbono de la energía.

El mundo está comenzando a hacer una transición a un sistema energético con bajas emisiones de carbono, y la reunión COP21 de París del pasado diciembre supuso un importante paso en esta trayectoria.

Sin embargo, aún se prevé que las emisiones de carbono crezcan, lo cual sugiere la necesidad de nuevas acciones políticas. Probablemente el mecanismo más eficaz para lograr una transición más rápida a un mundo con bajas emisiones de carbono sea que se ponga un precio global razonable al carbono.

Hipótesis alternativas

Además de la hipótesis de partida, el Outlook de este año también estudia los riesgos e incertidumbres en torno a su proyección central para tres casos alternativos:
  • Crecimiento más lento del PIB mundial.
  • Una transición más rápida a un mundo con bajas emisiones de carbono.
  • Un crecimiento más fuerte del shale gas y el tight oil.

Datos básicos:

  • Las energías renovables representarán una cuarta parte del crecimiento mundial de la energía primaria hasta 2035 y más de un tercio del crecimiento de la generación mundial de electricidad.
  • La demanda de energía de la UE en 2035 retrocederá a niveles de hace 50 años pese a que la economía será un 150% mayor.
  • EE.UU. alcanzará la autosuficiencia energética general en 2021 y la autosuficiencia de petróleo en 2030.
  • China superará a EE.UU. como principal consumidor mundial de petróleo en 2035, pero su consumo per cápita de petróleo será un 27% del estadounidense.
  • El crecimiento del consumo global de gas desde 2014 hasta 2035 superará a la actual producción de gas de EE.UU. y Rusia juntas.
  • En 2035 el carbón representará menos del 25% de la energía primaria, su cuota más baja desde la Revolución Industrial.
  • China sumará más energía renovable durante este periodo que la UE y EE.UU. juntos según el Outlook.
  • La capacidad disponible de refino más las adiciones planificadas para los próximos cinco años bastarán para satisfacer el crecimiento del suministro de crudo según Outlook.

BP Energy Outlook 2035