BP Statistical Review

El BP Statistical Review of World Energy 2013 revela el mayor incremento anual de la producción de crudo en EE.UU. mientras que el sistema energético mundial se adapta a la cambiante dinámica global

La edición 62 del BP Statistical Review of World Energy revela cómo 2012 vio el mayor incremento anual, jamás registrado, de la producción de petróleo en EE.UU., así como nuevas evidencias de la flexibilidad del sistema energético mundial para adaptarse a los rápidos cambios globales.

EE.UU. registró en 2012 el mayor crecimiento en la producción tanto de petróleo como de gas natural de todo el mundo, gracias a la creciente producción de hidrocarburos no convencionales como el petróleo de formaciones compactas tight oil, un ejemplo de la cada vez mayor diversidad de fuentes de energía a medida que el mercado mundial continúa adaptándose, innovando y evolucionando. Con el aumento de la producción de gas natural abaratando los precios en EE.UU., el gas natural desplazó al carbón en la generación eléctrica, lo que supuso que EE.UU. experimentase el mayor descenso de consumo de carbón del mundo.

Además, en 2012 se produjo la mayor caída anual de la producción mundial de energía nuclear. En Japón, donde la generación eléctrica de origen nuclear casi despareció tras el accidente de Fukushima de 2011, el aumento de las importaciones de combustibles fósiles, incluido el gas natural licuado (LNG) «mantuvo las luces encendidas». En Europa, donde los precios del gas fueron mayores que en EE.UU., los generadores de electricidad tomaron un rumbo diferente al de EE.UU. y el gas sigue compitiendo con el carbón.

«Para quienes pertenecemos al sector energético, los desafíos giran en torno a cómo respondemos a los grandes cambios que estamos viendo - un cambio en la demanda hacia las economías emergentes, y un cambio en el suministro hacia una mayor diversidad de fuentes de energía, incluidas las no convencionales», declaró Emilio Estrada, Vicepresidente y Director de Operaciones de BP España.

«Los datos muestran que hay abundante energía disponible. Nuestro desafío como industria es tomar las mejores decisiones sobre dónde invertir. Queremos suministrar energía de formas que nos permitan ser seguros y a la vez competitivos, desplegando nuestros puntos fuertes al tiempo que reducimos nuestros riesgos y controlamos nuestros costes».
El informe también reveló la caída del crecimiento global del consumo de energía al 1,8% en 2012, por debajo del 2,4% del año anterior. Esto se debió en parte a la recesión económica y también a que los particulares y las empresas respondieron a los elevados precios siendo más eficientes en el uso de la energía. Las economías emergentes –los países no pertenecientes a la OCDE– fueron los responsables del crecimiento de la demanda, siendo China e India ellas solas quienes sumaron cerca del 90% de ese incremento. Hace solamente veinte años, las economías emergentes suponían solamente el 42% del consumo mundial, esta cifra alcanza el 56% en la actualidad.

Por segundo año consecutivo, las interrupciones en el suministro de petróleo de África y Oriente Medio fueron compensadas entre otros por productores de Oriente Medio, con una producción récord de petróleo en Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Qatar. Pese a estos aumentos de suministro, los precios nominales promedio del petróleo alcanzaron un nuevo máximo.

El carbón continuó siendo el combustible fósil de más rápido crecimiento, con China consumiendo ahora, por primera vez, la mayoría del carbón mundial - pero también fue el combustible fósil que experimentó el crecimiento más débil, teniendo en cuenta su promedio histórico.

Las energías hidroeléctrica y renovable (junto con el barato gas natural de Norteamérica) compitieron con el carbón en la generación de electricidad. La producción mundial de biocombustibles cayó por primera vez desde 2000 debido a la debilidad de EE.UU., pero las renovables en la generación eléctrica crecieron un 15,2% y batieron su propio record al alcanzar el 4,7% de la producción eléctrica mundial.

Las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2) originadas por el uso de energía continuaron creciendo en 2012, pero a un ritmo más lento que en 2011. El menor uso de carbón contribuyó a que EE.UU. redujese sus emisiones de dióxido de carbono a niveles de 1994, y las emisiones de la UE se redujeron pese a la mayor cuota de mercado del carbón en la generación eléctrica en detrimento del gas natural.

«2012 fue otro año de adaptación a un panorama energético cambiante», declaró Paul Appleby, Jefe de Economía Energética del Grupo BP. «A medida que se industrializan las economías no pertenecientes a la OCDE, liberan más recursos que nunca. Los datos nos revelan que la parte del mundo que se está industrializando no solamente supera a la OCDE en términos de crecimiento demostrado de reservas, sino que también contribuye equitativamente a la producción de energía».

Lo más destacado del Informe: datos sobre energía

  • El consumo mundial de energía primaria creció un 1,8% en 2012, muy por debajo de la media del 2,6% de los últimos diez años.
  • El consumo de los países de la OCDE cayó un 1,2%, encabezado por el descenso del 2,8 % en EE.UU. (la mayor reducción del mundo en términos volumétricos).
  • El consumo fuera de la OCDE creció un 4,2%, por debajo del promedio del 5,3% de la última década.
  • El crecimiento del consumo global estuvo por debajo de la media en todos los combustibles fósiles y la energía nuclear. Por regiones, el crecimiento fue inferior a la media en todo el mundo excepto en África.
  • El petróleo continúa siendo el principal combustible, con un 33,1% del consumo mundial de energía, aunque sigue perdiendo cuota de mercado por 13º año consecutivo y su actual cuota de mercado es la más baja que se ha registrado, desde que BP comenzó a recopilar datos en 1965.

Petróleo

  • El Dated Brent alcanzó una media de 111,67 USD por barril en 2012, un aumento de 0,4 USD por barril respecto a 2011.
  • El consumo mundial de petróleo creció en 890.000 barriles diarios (b/d), o el 0,9%, por debajo de su promedio histórico.
  • El petróleo ha tenido la tasa de crecimiento mundial más débil entre los combustibles fósiles por tercer año consecutivo. El consumo de la OCDE se redujo un 1,3% (530.000 b/d), la sexta reducción en los últimos siete años; la OCDE representa ahora solamente el 50,2% del consumo mundial, la cuota más pequeña desde que hay registros. Fuera de la OCDE, el consumo creció 1,4 millones de b/d o el 3,3%.
  • Nuevamente el crecimiento de consumo mundial registró su mayor incremento en China (+470.000 b/d, +5%), aunque la tasa de crecimiento fue inferior a la media de la última década. El consumo japonés creció en 250.000 b/d (+6,3%), el mayor aumento del crecimiento desde 1994.
  • La producción mundial de petróleo aumentó 1,9 millones b/d o el 2,2%. La OPEP representó casi tres cuartas partes del incremento mundial pese al declive de la producción iraní (-680.000 b/d) debido a las sanciones internacionales. La producción libia (+1 millón b/d) casi recuperó todo el terreno perdido en 2011.
  • Por segundo año consecutivo, la producción alcanzó niveles récord en Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Qatar. Irak y Kuwait también registraron importantes aumentos.
  • La producción de fuera de la OPEP creció 490.000 b/d, con aumentos en EE.UU. (+1 millón b/d), Canadá, Rusia y China que compensaron los inesperados recortes de Sudán/Sudán del Sur (hasta quedar en 340.000 b/d) y Siria (-160.000 b/d), así como la reducción de zonas maduras como el Reino Unido y Noruega.
  • Las importaciones netas de petróleo de EE.UU. cayeron en 930.000 b/d y están ahora un 36% por debajo de su máximo de 2005. Por el contrario, las importaciones netas de petróleo de China crecieron en 610.000 b/d.

Gas Natural

  • El consumo mundial de gas natural creció un 2,2%, por debajo de promedio histórico del 2,7%.
  • El crecimiento del consumo superó la media de la última década en América central y del sur, África y Norteamérica, donde EE.UU. (+4,1%) registró el mayor incremento del mundo. En Asia, China (+9,9%) y Japón (+10,3%) fueron quienes experimentaron los siguientes mayores aumentos del crecimiento. A nivel global, el gas natural supuso el 23,9 % del consumo de energía primaria.
  • La producción mundial de gas natural creció un 1,9%. Una vez más, EE.UU. (+4,7%) registró el mayor aumento volumétrico y continuó siendo el mayor productor del mundo. Noruega (+12,6%), Qatar (+7,8%) y Arabia Saudí (+11,1%) también experimentaron importantes aumentos de la producción, mientras que Rusia (-2,7%) experimentó la mayor disminución en términos volumétricos.
  • El comercio mundial de gas natural licuado se redujo por primera vez desde que hay registros (-0,9 %), mientras que el comercio por gasoducto creció débilmente (+0,5%).

Otros combustibles

  • El consumo de carbón creció un 2,5% en 2012, muy por debajo de la media del 4,4% de la última década, pero sigue siendo el combustible fósil que más deprisa crece.
  • La producción mundial de carbón creció un 2%, compensando el crecimiento en China (+3,5%) e Indonesia (+9%) la caída en EE.UU. (-7,5%). El carbón alcanzó la mayor cuota de consumo mundial de energía primaria (29,9%) desde 1970.
  • La producción mundial de energía nuclear cayó un 6,9%, la mayor reducción registrada por segundo año consecutivo. La producción japonesa cayó un 89%, lo que supone el 82% de la caída mundial. La producción de energía nuclear supuso el 4,5% del consumo mundial de energía, la menor cuota desde 1984. La producción hidroeléctrica aumentó un 4,3% por encima de la media, correspondiendo a China todo el incremento neto.
  • Las fuentes de energía renovable experimentaron resultados diversos en 2012. La producción mundial de biocombustibles registró la primera caída desde 2000 (-0,4%) debido a una disminución en EE.UU. (-4,3%). Por el contrario, la energía renovable utilizada para la generación eléctrica creció un 15,2%, ligeramente por encima de la media histórica.
  • Las formas renovables de energía supusieron el 2,4% del consumo mundial de energía, lo que está por encima del 0,8% de 2002. Las renovables en la generación eléctrica supusieron un 4,7% de la generación eléctrica mundial, batiendo su propio record.